Hablan los cuadros. Por Rocío García

Llevo aquí de pie esperando a que venga mi marido 3 horas y llega y en vez de darme un beso y saludarme, me da un abanico y me dice toma este abanico es tuyo y se va corriendo al cuarto. Pero ahora que estaba pensando he caído en que este abanico no es mío porque es muy pequeño y mis abanicos son todos grandes. Voy a ir al cuarto porque hay algo que a mí no me cuadra en este momento. Tú, sinvergüenza, dime ahora mismo con qué mujer has pasado la tarde, desgraciado, no me vayas a decir que no has estado con ninguna porque esto no es mío, es lamentable que todavía no sepas cómo son mis abanicos, encima me dejas con toda tu familia a la cual no soporto ,llegas tarde y me pones los cuernos, y encima te dará igual. Me voy a mi casa, ahí te quedas con el abanico y cuando la veas dile que se compre uno más bonito porque no he visto un abanico más feo que este. 

Sobre la reina María Isabel de Portugal, esposa de Fernando VII retratada por Goya

Rocío García López (1ºBAC)

Total Page Visits: 60 - Today Page Visits: 1